Busco compañero de piso: las guarradas REALES jamás contadas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Notas:

  • Todas las imágenes de este post son REALES.
  • Cualquier parecido con la realidad NO es pura coincidencia.
  • Si alguna de las anécdotas te parece normal es porque TÚ ERES el compañero guarro del piso.  

“Busco compañero de piso”.

Si nunca habéis tenido que pasar por ese trauma, podéis daros por afortunados. Sí, sí, TRAUMA. Pensaréis que exagero, pero quien haya compartido piso seguro que se eriza al leer esa frase. Porque esa experiencia se puede convertir en una de las mejores de tu vida o en una de las mayores torturas. Y lo peor es que no decides tú.

Si tras encontrar un piso decente (entiéndase por decente aquél en el que dentro de la habitación hay armario/sistema de ventilación) crees que ya ha pasado lo peor, es que es la primera vez que usas eso de “busco compañero de piso”.

Nunca os fiéis del que parece simpático pero despistado, porque puede acabar en alguna de estas cosas:

El señor de los platos: las dos torres

Títulos como “pero si solo son dos platos” “tan solo llevan dos días ahí” o “después lo friego” recogen obras completas equivalentes a toda la cubertería del piso. Tu fregadero tendrá complejo de Smeagol.

photo_2016-04-07_14-54-10

La caca de gata sobre la alfombrilla de zinc

Tu compañer@ de piso viene acompañado de una pequeña bola de pelo de la que “no te darás ni cuenta de que está en casa”. Efectivamente. El animal ni siquiera se acerca a ti, pero se encargará de dejarte regalos en los lugares que menos te esperes y por supuesto, tu compi no osará quitártelos.

El gemido de los corderos

Algunos compañeros de piso saben lo mucho que te cuesta dormir y deciden amenizarte con “sonidos de la naturaleza” para que cojas el sueño. El problema es que deciden hacerlo a dúo. Con nombres incluidos. Y hasta golpes en la pared. A las dos de la mañana…

Pelosis, de Alfred Hitchcock

Se abre el telón y se ve una ducha, una cuchilla de afeitar y una compañera de piso que espera la visita de su novio. ¿Cómo se llama la película? “Con el pelo en los talones” (y por si no queda claro, ese pelo no proviene de las piernas).

photo_2016-04-07_14-53-39

Flubber y la bañera esputada

Una vez Mercedes Milá afirmó que ella orinaba en la ducha. Hay compañeros de piso que se suman a la causa, pero yendo más allá. Una vez me encontré el resultado de realizar un “enjuague bucal” en la bañera de mi piso. Se parecía mucho a la simpática masa verde de Disney. Solo que esta daba más asco…

1, 2, 3… ¡Splash!

La misma cara que se le queda a Tom Hanks en la película cuando descubre que Daryl Hannah es una sirena es la que se te queda a ti cuando entras al salón y encuentras los restos de la cena de tu amigo. Tras haberlos comido.

Harry, el sucio

Una vez conviví con un compañero de piso que no tenía ni cepillo de dientes, ni esponja, ni geles de baño, ni sábanas (dormía directamente sobre el colchón). Prefiero pensar que robaba mis cosas en lugar de que nunca usaba nada. Aunque todo “apestaba” a que no era así.CIMG0044

Share on FacebookTweet about this on Twitter

DESCÁRGATE FEVER

Winifred Weasley Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *